viernes, 4 de octubre de 2013

SURTIDO RICO
En mi puesto de libros en El Callejón del Libro, quizás en 2010. Foto de Diego Guadarrama

Una lectura en Cuernavaca (Calle Morrow) en 2010, junto con Yeni Rueda (a mi izquierda) y otros dos dos escritores

Caminante

 La última vez que te vi volando eras eterna,
una mujer pisando el prado de las nubes
que te querían pasar encima.

No fue por irte, caminaste, sólo caminaste,
quizá porque desde allá arriba el horizonte es más claro,
el aire más puro,
la estrella cercana.

¿Para qué recordar la primera vez que empecé a extrañarte,
con tu aroma de llanto extinto en primavera?

Ahora, tú,
y lo que te he construido.
La que camina,
pero tal vez
ya estarás buscando la noche
  en cualquier calle.

Lo que no sé,
es qué seremos mañana,
cuando en mis manos estén las respuestas,

cuando tengas los pasos cansados.

Del poemario inédito "En el camino"
El asombro de la permanencia

Javier Sicilia, La presencia desierta. Poesía 1982-2004, FCE, México, 2004, 224 pp.*

Por Daniel Zetina

No es necesario innovar para hacer poesía. De hecho, no es necesario moverse ni un paso desde el punto de partida. Esto no es un negocio, es una inmejorable sinrazón.
            En Cuernavaca se sabe que Javier Sicilia, poeta renacido en Morelos, trabaja mucho. Da clases, asiste a escuelas, seminarios, encuentros, promueve y un sin fin. Se sabe también que ha publicado una biografía y algunas novelas, entre la que destaca El Bautista. Muchos leen su columna en La Jornada Semanal, sus artículos en Proceso y otras revistas. Se conoce su afán por apoyar causas difíciles que no estériles.
            Aunque al verlo en la calle la gente diga “Ahí va un poeta”, poco se sabe de su poesía, de su verso tenaz, de sus poemarios publicados. No es, por lo mismo, ampliamente conocida su antología La presencia desierta. Poesía 1982-2004 que el Fondo de Cultura Económica le publicó en 2004.
            Sicilia es místico, espiritual, respetuoso de las cosas de Dios y cauteloso con las del hombre. Así es su poesía. En ella, lo divino torna mundo en su palabra.
            Esta antología abarca sus poemarios Permanencia en los puertos (1982), Oro (1990), Trinidad (1992), Vigilias (1994), Resurrección (1995), Pascua (2000) y Lectio (2004). Es a la vez fiesta e invitación a una poesía que se puede bien llamar honesta y que no sorprende por sus giros sino por su constancia.
            Dejo al poeta el resto de la página, a su palabra tus oídos, a su letra tus ojos.
           
Permanencia en los puertos (fragmento)

9

Aquí la tierra es dulce y alimenta,
nítida sequedad bajo mis huertos.
La vida vuelve, asciende,
de su raíz despega y se reinventa;
la muerte se disuelve entre sus puertos
y todo desde el lodo se distiende.


Vigilias (fragmento)

Habla María Magdalena

Perdóname, Señor, no me sabía
tan blanca ni tan bella; tengo sucios
los labios de saciar otros deseos
y mis ingles manidas y llagadas;
perdóname, mi Amor, no comprendía,
de tanto avergonzarme ante tu cuerpo
y se redime en el mundo con tus besos.
No tengo ya vergüenza que oponerte
ni velo, ni vestido, ni sandalias;
sólo un vasto deseo me domina,
una pasión oculta que me impulsa
a perderme en la sima de tu lecho
y a aliviarme desnuda entre tu reino.

Resurrección (fragmento)

Y al cabo de los siglos me descubro
como Javier Sicilia, más pequeño
y mas triste mirando en la fe
y en esta dura hora en la que entrego
el barro de mi padre y sus despojos…

Pascua (fragmentos)

Todo se hunde aquí, en esta sombra:
las tiendas comerciales, Televisa,
la usura de los bancos y la Bolsa,
las industrias de ICA y las de Pemex.

[…]

y en el fondo del alma el hombre reza;
en esa soledad, si uno se calla,
se puede oír, se puede, la presencia,
porque hay un tiempo en ella para todo:
tiempo para nacer y morir, tiempo
para crecer y edificar; un tiempo
para la dicha y otro para el llanto;
tiempo para sembrar y tiempo para
cosechar, y otro más para que Dios
nos llame y se degrade la materia
que nos llevó a través de lo visible

y la presencia vuelva a su principio.

* Publicado en el suplemento "Bajo el Volcán" de La Unión de Morelos en abril de 2005.


viernes, 27 de septiembre de 2013

jueves, 26 de septiembre de 2013

Presentación de libro

Buenas tardes a todos ustedes. Bienvenidos al Centro Cultural Mitote. Este día nos hemos reunido para llevar a cabo la presentación del libro Reflexiones nocturnas de un inefable trashumante, del escritor Juan Rodrigo Díaz-Bello Benavides. Yo soy Abundio Pérez, director de este Centro Cultural y estaré encargado de moderar la mesa.
Para la presentación, contaremos con la amable presencia de… de… de la poeta Amira Nirvana; deeel doctor en letras Julián Cortazar, sí, Cortazar, sin acento; de Álvaro Covarrubias, quien es coordinador del Fondo Editorial Espejo, que depende del Instituto de Cultura y Promoción Física de la Benemérita y Heroica Universidad del Estado; además de Karina Bulmares, prima del autor, ¿sí?, ¿prima?... ajá, su prima.
Bien… sí, Laurita, dígame usted. ¿Qué?, ¿no han llegado todos?, ¿perdón?, ¿no van a ve…? Ah, no van a venir todos los invitados que acabo de mencionar… bueno. Sí, detalles, detalles. A cualquiera le pasa, Laurita. ¿No les damos tiempo?, ¿ya no? Muy bien, continuaremos con los que estamos. Les pedimos una disculpa —mira al público—, a cualquiera le pasa, ya saben. Es que yo no tenía el gusto… todo se gestionó por teléfono, en fin: pensé que eran ellos, je je —mira a ambos lados, escudriña los ojos de las cinco personas que lo acompañan en la mesa; a nadie parece importarle la interrupción, la ausencia de invitados ni los susurros de Laurita.
Muy bien, continuamos… ahí viene Laurita con unas hojas, ¿son los nombres? ¡Ah, bien, bien! Un aplauso para Laurita, por favor. ¡Muchas gracias! ¡Eso es!
(Aplausos).
Ahora sí, eh… okey: a ver, a ver, llegaron… Amira Nirvana y el doctor Cortazar. Entonces, ¿a quién más tenemos aquí?, je je. Es que hay tres más en la mesa, bueno, y conmigo: seis, claro, je je.
Los presentaré a uno por uno, con estas hojas, para que vayamos familiarizándonos, para entrar en confianza, para romper el hielo, ya saben, así como Laurita, mi asistente.
Primero, a ver… Ajá: Amira Nirvana. Se levanta por favor… ¡Eso! Ella es putiza, perdón, poetisa. Nació en bs bs bs bs… Ajá: estudió arquitectura en la Universidad Marista, es ama de casa y madre de tres niñas, bs bs bs bs… Y toda su obra poética se encuentra inédita. Mmm, un aplauso, por favor.
(Aplausos).
El doctor en letras Julián Cortazar es doctor en letras por la Universidad bs bs bs de Carolina del Norte, maestro en filosofía y licenciado en administración. Actualmente pertenece al consejo editorial del suplemento semestral Minerva, que se publica en el diario Color Local, que todos conocemos, por supuesto. Imparte las clases Textos Literarios uno y dos en prestigiada escuela particular. Su aplauso, claro que sí.
(Aplausos).
No están Álvaro Covarrubias ni Karina Bulmares, pero sí llegó Jacinto Venéreo, ¿eh?… sí, Venéreo. Él es un joven talento y fue invitado a esta presentación tras haber ganado el primer premio del Concurso de Cuento de la Preparatoria Federal Número Tres. Démosle otro caluroso aplauso.
(Aplausos).
Ximena Tonatiú, ahora levanta la mano, sí, asiste en representación del encargado de despacho de la oficina de Promoción de la Cultural del Ayuntamiento. Ella es… tá muy encantada de acompañarnos. Aplausos.
Por último, tenemos al autor: con ustedes, el maestro Juan Rodrigo Díaz-Bello Benavides, padre del libro Reflexiones nocturnas de… ¿Qué pasa, Laurita? ¿No… no es? Eh… Bien, Laurita, miren: ¡otro papelito, de esos que nos salvan, pues! No es el autor… ¡pero es el editor! ¡De maravilla! Seguro que él nos puede contar algo acerca del libro, ¿verdad, colega? Tu nombre: ¡Mario Cuevas!... bs bs bs… nacido en la capital del país: desde los dos años radica en nuestra ciudad. Es editor y periodista cultural autodidacta. Además de dirigir el sello Murmullos en el tintero edita la revista Desplumar los libros. Vamos a regalarle su aplauso, si me hacen el favor.
(Aplausos).
            Como ya hemos terminado las presentaciones, y estamos por entrar en el meollo del asunto, les voy a pedir otro fuerte aplauso para animar a nuestros presentadores.
(Aplausos).
            El maestro Juan Rodrigo Díaz-Bello Benavides seguro que está por llegar, así que podemos empezar con los comentarios. Iniciemos con el doctor. ¿No?, ¿prefiere ir al final? Bueno… —ring, ring— ¡Por favor, apaguen ese teléfono celular!, les recuerdo que estamos en un acto cultural… ¿qué pasó, Laurita?... ah… ¿es para mí? Disculpen. ¿No puede esperar, Laurita? ¿No?... Diga, ¿quién habla? ¡Juan Rodrigo Díaz-Bello Benavides! ¡Maestro, lo estamos esperando!... ¿qué?, ¿qué no viene?, pero, ¿por qué…? ah, bueno, no, pues sí, lo entiendo…
            El autor no vendrá a la presentación de su libro, tuvo un contratiempo muy importante. Pero lo que sí les puedo ofrecer es una disculpa a nombre del autor y del Centro Cultural Mitote. De cualquier modo, pueden comprar el libro, que está… ¿Cómo, señor Cuevas?, ¿no hay libros? ¿No?, ¿no?… ah, la imprenta no los entregó a tiempo… ya entiendo… sí, a cualquiera le pasa…
            Bueno, olvidémonos de los errores y de los contratiempos, comunes entre nosotros los humanos, ¿verdad?, y comencemos con los comentarios…

—Mira, Laurita, yo creo que no estuvo tan mal, ¿no? Digo, para ser la primera presentación que hacemos.

—No, ingeniero, yo también opino que estuvo bien. Además, para las tres personas que vinieron… 

Del libro Mentiras piadosas (Instituto de Cultura de Morelos, 2012)