miércoles, 6 de febrero de 2013


Editoriale s artesanales en México

En el mercado editorial artesanal de México hay varias propuestas. Desde libros de las cartoneras[1] hasta ediciones locales artesanales más bien intuitivas,[2] enriquecen la oferta de libros en México. Hoy hablaré de libros que abrevan de una estética editorial con bases tradicionales y un cuidado de producción fino. Específicamente, en las ferias del libro[3] y algunos locales especializados en venta de libros para bibliófilos y artistas,[4] podemos encontrar las siguientes propuestas:
            1. Martín Pescador es un taller del tipógrafo y músico Juan Pascoe, instalado en  la Hacienda de la Rosa, en Tacámbaro, Michoacán. Sus libros no son fáciles de conseguir, pero en www.mercadolibre.com se pueden encontrar algunos ejemplares, además de que la Universidad de Princenton tiene en su biblioteca varios títulos. La Librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica tuvo a la venta Bibliofilia, un libro testimonial sobre José Luis Martínez, coeditado con el mismo FCE en 2004. No tienen página de internet, facebook ni correo electrónico.
            2. Taller de Leñateros. Fundado por la poeta Ámbar Past en 1975, produce libros hechos con papel a mano a base de cortezas se la selva chiapaneca. Además de la tienda que tienen abierta en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, pueden localizarse en las principales ferias de libro nacionales, además de que tiene un distribuidor en la Ciudad de México. Página web: www.tallerlenateros.com.
            3. Taller Ditoria. Una propuesta de Roberto Rébora y Jorge Jiménez que vio la luz en 1994. Usan una prensa plana para hacer composiciones con tipos móviles, además de grabado y serigrafía; encuadernaciones a mano. Venden en ferias internacionales, nacionales y locales, además de vender por su página web (http://tallerditoria.com.mx). Aunque su principal estrategia de ventas es la venta de bonos anuales que funcionan de la siguiente manera: el cliente compra un bono de $ 1,500.00, por lo cual recibirá dos títulos editados en dicho año por el Taller Ditoria.
4.  Malasuerte. Conocí el trabajo de esta editorial en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil 2011 en la Ciudad de México. Dentro de la Carpa de Editoriales Independientes, en un modesto anaquel se encontraban cuatro títulos. Se trata de libros impresos en papel artesanal (no decía con qué técnica), terminados con encuadernación copta sin refinar, foliados a mano.

Los editores artesanales nos recuerdan el estrecho vínculo entre el autor, las manos del editor-impresor  y el público lector.

Publicado en EL REGIONAL DEL SUR en marzo de 2012


[1] El fenómeno de las cartoneras nació hace una década en Sudamérica. En México, la primera fue La Cartonera, fundada en Cuernavaca, Morelos, en 2007.
[2] Ejemplo de ello en Cuernavaca es el trabajo de la poeta y performancera Marina Ruiz, quien edita  libros semiartesanales, de bajo tiraje.
[3] Algunas editoriales también han logrado vender directamente o a través de terceros en ferias internacionales, como Frankfurt, Salón del libre de Paris, entre otros
[4] Uno de estos locales es Conejoblanco Galería de Libros (www.conejoblanco.com.mx/), en la colonia Condesa de la Ciudad de México. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada