lunes, 4 de febrero de 2013

(escritura directa en el blog, primera prueba)

Sección DISFRUTEN LAS MOLESTIAS  

EL ESCRITOR MUY MALO
Hace unos días compré la novela CÁMARA HÚNGARA del escritor mexicano Jarvier García-Galiano.
De verdad, tenía años que no leía algo tan pero tan malo, pésimo.
De este señor antes había leído un libro de cuentos titulado CONFESIONES DE BENITO SOUZA, VENDEDOR DE MUÑECAS. Alguien me había dicho que era bueno o más bien "muy bueno". Lo lamento pero mienten. Lo que yo creo es que  García-Galiano no sabe escribir. En su libro de cuentos casi todo me pareció mal escrito, pretencioso y en general falso, ese tipo de autores de alto perfil estético que pueden deslumbrar al principio con su falsa erudición y lugares comunes rebuscados (sic). Solo el primer relato del libro me pareció verosímil. Y dicen que hasta da clases para escribir, bueno.
Pasando a la novela CÁMARA HÚNGARA, la compré por dos razones, me gusta leer narrativa relativa a deportes como futbol y box, y además hace unos años escuché que García-Galiano estaba de invitado en la cabina de los cronistas de Televisa, narrando un partido de la liga mexicana, supongo que del América. Recuerdo que los comentaristas de base no sabían qué hacer con el "invitado" (puesto ahí seguramente por su representante) y se limitaban a darle breves segundos para que participara, con comentarios entrecortados y sin ninguna dirección. Además, repetían lineas que el productor debió pasarles, como "agradecemos al maestro García-Galiano", "hoy con nosotros el gran escritor..." y cosas así.
Compré CÁMARA HÚNGARA en $50, tal vez habría pagado un poco más, pero no mucho. Aclaro que no fue en una librería de viejo, si no en una de saldos. Es la única edición de 2004, es decir, casi diez años antes de ahora. Su extensión es de unas 100 páginas, con letra grande, en la colección "Narradores contemporáneos" de Joaquín Mortiz (Planeta). Está dividida en pequeños capítulos, de entre 2 y 7 páginas. 
En cuanto a la sintaxis, creo que establece un nuevo modelo de paroxismo adjetival nunca antes visto. Es impresionante el miedo del autor de dejar sustantivos sin adjetivos. Hasta 15 por página, con una constancia que apabulla. Se permite unos extremos como los de la página 83: "El ruido seco de la orina en el sucio mingitorio" o "El silencio hueco de ese lugar de olores rancios". Tiene párrafos en verdad incomprensibles, pero lo peor de todo es la trama, ¿cuál trama? La novela transcurre entre algunas anécdotas de fingidas rivalidades entre aficionados del Pachuca y episodios de violencia cursis e increíbles que no creo que dejen satisfechas a ningún lector. Quizás se trate de una obra inserta en el Realismo Absurdo o en la línea del Aburrimiento Literario, dos posibles corrientes literarias de principios del milenio. Nada hay en las páginas de esta novela que valga la pena. 
¿No puedo imaginar qué pensaran los jugadores profesionales de futbol de ella, porque lo más seguro es que ninguno de ellos la haya leído? Pero de lo contrario, si alguno recorrió sus páginas, estoy seguro que no le produjo más que confusión si no asco.
Lo mejor escrito del libro (no de la novela) es la solapa, escrita por el editor, sin duda, pero con influencia del autor. Y no digo que lo que en ella se lea sea interesante, de ninguna manera, pero por lo menos es legible. Imagínense, en la solapa se describe al autor de la siguiente manera "quiso ser futbolista, pero lo corrieron del equipo en el que jugaba, el Centa de Vigo, por borracho". Jajaja, así que no se trata de un escritor sino de un borrachín, que se ha hecho un lugar en eso que se llama literatura mexicana, lo que eso signifique. Su verdadero oficio es libar no escribir. Ahora todo queda claro.
Hay otros libros publicados del mismo autor, y según veo, por mis pobres pesquisas en internet, todas cubiertas por ese halo de "gran literatura", provocada artificialmente por la excitación lujuriosa y canallamente falaz de quienes publican reseñas en suplementos y columnas en medios al respecto.
Viva, pues, la boedez del que escribe y publica novelas sin ton ni son. Muera la literatura (lo que eso signifique).

Daniel Zetina

https://www.google.com.mx/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&cad=rja&docid=zqV7Xpe2_Zve1M&tbnid=LVZkGYkqaMWpoM:&ved=&url=http%3A%2F%2Fwww.editorialplaneta.com.mx%2Fdescripcion_libro%2F493&ei=AkAQUbW_EMKg2AWAyoDwCw&bvm=bv.41867550,d.aWc&psig=AFQjCNEfU69ur7ghxkYked3EXR_xuBPgIQ&ust=1360105855184818

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada